PAL

PAL

- Peyuca 2015 -

Las cuentas del Ayuntamiento de Astorga

      En su discurso de toma de posesión de su cargo como Alcaldesa de Astorga el pasado día 11, Dña. Victorina Alonso hizo mención de la delicada situación de las finanzas municipales. En concreto, se refirió a la “escasez de recursos para atender muchos servicios y necesidades” y habló de una “gestión austera, que trate de conseguir subvenciones de todas las administraciones posibles.”

Lamentablemente, ha habido que esperar a que despareciera el Sr. Perandones para que desde el equipo de gobierno se reconozca, por fin, lo que el PAL ya denunció por activa y por pasiva en reiteradas ocasiones en el anterior mandato municipal: la grave situación económica del Ayuntamiento de Astorga.

 

 

corp 

 

     Lo que negó una y otra vez el Sr. Perandones de una forma irresponsable, ignorante y embustera; lo que él decía del Portavoz del PAL, Pablo Peyuca González, de que exageraba con los números; lo que él afirmaba de que Astorga podía endeudarse muchísimo más; todo ello era una patraña y ahora se desvela la cruda realidad y flota en el aire una pregunta muy incómoda: ¿a qué distancia está el Ayuntamiento de Astorga de una suspensión de pagos?.

 

 

No pretendemos ser alarmistas. Ahora, lo que toca es ser realistas: hay que pagar las nóminas de los funcionarios y personal, a los diversos proveedores locales y foráneos, a los acreedores, a los bancos, al propio equipo de gobierno que cobrará sus correspondientes sueldos, pero ¿de dónde saldrá el dinero para hacerlo?, y ¿qué prioridades se establecerán para los pagos?. ¿Quién será el primero en cobrar y quién el último?. Según la Alcaldesa, hay que conseguir subvenciones de todas las administraciones posibles, pero eso mismo es lo que estarán pensando todos los Ayuntamientos de España entera y, por desgracia, en esa cola Astorga no va a tener el número uno. ¿Y entonces?.

 

 

El Sr. Perandones, con su proverbial “sensatez y sabiduría”, ya lo tendría resuelto: ¡hay que subir los impuestos a los astorganos y a nuestras empresas!, como ha venido haciendo en los últimos años hasta niveles de escándalo y con el beneplácito de cierta “oposición” que le bailó el agua hasta límites vergonzosos. Si: ¿nos reímos o lloramos?.

 

Y además de no actuar a su tiempo (como era su obligación) aplicando medidas para paliar la caída de ingresos municipales, encima se ha cubierto de gloria malgastando los 70.000 euros de la ¿estatua? de la rotonda del Melgar, los 700.000 de la fábrica en ruinas y otros muchos dispendios que sólo él no veía inútiles, en su “delirio” por gastar el dinero que necesitan los ciudadanos, en “patrimonio municipal” que no necesita nadie.

 

 

      Pero, repetimos, no cabe ahora la alarma, sino la responsabilidad. En tal sentido, vemos con esperanza la orientación hacia la austeridad que ha marcado la Alcaldesa con sus palabras. Pero también esperamos que esas mismas palabras se traduzcan en hechos: austeridad y compromiso con los ciudadanos empezando por ellos mismos y por sus sueldos; examen pormenorizado de los centros de coste del Ayuntamiento y reducción o supresión de los no estrictamente necesarios; análisis de procesos (también en empresas municipales) para detectar posibles ineficiencias y escapes, rediseño de los necesarios y establecimiento de controles; observación minuciosa de los contratos firmados por el Ayuntamiento con empresas para la prestación de servicios; estudio realista de las diferentes vías de ingreso económico posibles y disponibles a corto, medio y largo plazo; evaluación real de la deuda municipal y estudio de las posibilidades existentes de retorno, refinanciación, etc., de la misma; en definitiva, un Plan de Viabilidad Económica Sostenible municipal, completo y realista, acorde con las circunstancias actuales de nuestro entorno.

 

 

Pero también exigimos transparencia: Astorga debe saber YA cuál es la situación económica real de su Ayuntamiento y qué medidas se proponen para su reequilibrio. Medidas que, si finalmente deben pasar por un mayor esfuerzo fiscal o por un recorte de servicios municipales, por ejemplo, sean al menos conocidas por los ciudadanos, que tienen todo el derecho del mundo a ello. Y si el resultado de ese análisis económico es el que sospechamos, tal vez estemos en la obligación de pedir responsabilidades (incluso penales, si cabe) por la pasada “gestión” económica, que ha puesto a Astorga a los pies de los caballos.

 

 

      Desde el PAL y su Equipo Económico nos ofrecemos a promover, apoyar y colaborar en la realización de un ejercicio de sinceridad en el ámbito económico, al margen del color político, absolutamente necesario hoy para nuestra ciudad.

Hay que ver cuánto hay, cuánto se necesita y entre todos aplicar prioridades, recortar gasto innecesario y buscar nuevos ingresos tratando en lo posible de no sobrecargar el bolsillo de los astorganos más de lo que anteriores “gestores” han provocado con su incapacidad e irresponsabilidad.

 

 

     El Equipo Económico del PAL lanzamos el guante. ¿Alguien acepta el reto o seguimos más tiempo como si en Astorga atásemos los perros con longanizas?.

 

 

 

Equipo Económico PAL - Astorga

Junio de 2011.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts